Dolor Pélvico Crónico: Tratamientos
Tratamientos para el Dolor Pélvico Crónico
mayo 10, 2018
Tratamientos para la Incontinencia Fecal
Tratamientos para la Incontinencia Fecal
mayo 10, 2018
Mostrar todo

Todo Acerca de la Incontinencia Fecal

Incontinencia Fecal
  ¿Te da pena hablar sobre Incontinencia Fecal?, ¿sientes miedo o vergüenza consultar un profesional? ¡Mejor infórmate! Tienes que saber que sólo una 1 de cada 3 personas con incontinencia fecal, son capaces de hablar sobre sus síntomas con su médico tratante. Afecta a 2.6% personas entre 20 a 29 años y hasta un 15% en personas mayores de 70 años. Además, la incontinencia fecal y urinaria combinada, es más común de lo que piensas, encontrándose en pacientes con incontinencia urinaria entre un 8 a 28% de incontinencia fecal asociada. Hay una mayor prevalencia en mujeres que en hombres, ya que en la mujer el principal factor de riesgo es la lesión esfinteriana por causa obstétrica, el cual suele manifestarse entre los 50 y 70 años. Los síntomas de Incontinencia Fecal se desarrollan generalmente seis semanas post parto vaginal, siendo más frecuentes en los partos en que fue necesario el uso de fórceps. En el caso de daño del nervio pudendo, los síntomas de incontinencia fecal pueden aparecer años después del parto como se mencionó anteriormente.  

¿QUÉ ES LA INCONTINENCIA FECAL?

La incontinencia fecal se define como la salida involuntaria de materia fecal de consistencia sólida, liquida y/o gases a través del ano en un tiempo y lugar inadecuados en pacientes mayores de 4 años. Es un problema incapacitante que deteriora la calidad de vida de manera significativa, ya que sus efectos psico-sociales son a menudo molestos, e incluyen disminución de la autoestima, aislamiento social y ansiedad ante episodios inesperados. Los pacientes con incontinencia fecal arriesgan la pérdida del empleo, confinamiento en su hogar y reclusión en instituciones. Para lograr una continencia efectiva participan numerosos factores, entre los cuales destacan: Estado mental de la persona, volumen y consistencia de las heces, estructuras anatómicas sin alteraciones, capacidad de dilatación rectal para el almacenamiento fecal, contracción voluntaria del piso pélvico y del esfínter anal externo (EAE) y tono muscular del esfínter anal interno (EAI), conservación de la sensibilidad en la mucosa del canal anal. El proceso de defecación normal es complejo; la entrada en el recto de materia fecal produce la distensión rectal progresiva y la relajación refleja del esfínter anal interno, lo cual produce el deseo defecatorio. Cuando la defecación se va a llevar a cabo, el ángulo anorectal se modifica voluntariamente con la relajación de la musculatura del piso pélvico que finaliza con la evacuación del contenido fecal.   Las causas de la incontinencia fecal (IF) son multifactoriales:

1. Anormalidades estructurales:

  • Esfínter anal: Daño obstétrico, cirugía proctológica, dilatación anal, radiación, enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Recto: Prolapso, hipersensibilidad/hiposensibilidad, neoplasia, anormalidades congénitas, descenso perineal excesivo.
  • Músculo Puborectal: Trauma, daño obstétrico.
  • Nervio Pudendo: Daño quirúrgico, descenso perineal excesivo.
  • Sistema nervioso: daño de la médula espinal, AVC, cirugía columna, diabetes, esclerosis múltiple, sífilis, cauda equina, neoplasia.

 2. Anormalidades de funcionamiento:

  • Sensación anorectal
  • Daño obstétrico, daño SNC/SNA, diabetes
  • Impactación fecal
  • Alteración del tracto de salida

 3. Características de las deposiciones:

  • Volumen y consistencia
  • Enfermedad inflamatoria intestinal, síndrome intestino irritable, efectos secundarios de medicamentos, infecciones.
  • Agentes Irritantes
  • Malabsorción de sales biliares, laxantes.

 4. Otros:

  • Movilidad física y función cognitiva reducida
  • Edad, discapacidad, función mental, sedación.
  • Medicamentos: Pueden alterar la consistencia y frecuencia de las deposiciones como también la función mental de los pacientes y con ello contribuir a la incontinencia fecal, entre ellos podemos mencionar los laxantes, antidepresivos, cafeína, relajantes musculares y opiaceos entre otros
  • Intolerancia alimentaria: Lactosa, sorbitol, fructosa, inadecuada ingesta de líquidos y bajo consumo de fibras en la dieta.
  • La obesidad es reconocida como un factor de riesgo de incontinencia fecal, probablemente mediante el aumento de la presión intrabdominal y el debilitamiento del piso pelviano.
 

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

Es frecuente que la incontinencia fecal esté asociada con otras alteraciones anatómicas y/o funcionales del campo urológico o ginecológico por lo tanto su manejo suele ser interdisciplinario.
  1. Para poder detectar esta patología es fundamental un interrogatorio no solo de los síntomas principales, sino de otros factores que pueden incidir en ella. Para ello, el profesional encargado podrá realizarte las siguientes preguntas:
  • ¿Padece usted de incontinencia? Suele tener escapes de gases o heces?
  • ¿Cómo es su hábito intestinal? ¿Se ha modificado?
  • ¿Cómo es la consistencia de sus deposiciones y si se han modificado? Para ello puede ver la Escala de Heces de Bristol:

Escala de Heces de Bristol

Según la Escala de Heces de Bristol, que puedes observar en la imagen, los tipos ideales de heces son el 3 y el 4, por ser más sencilla su evacuación al tener una consistencia suave, y un volumen y forma adecuados.
  • ¿Hace cuanto presenta los síntomas?
  • ¿Sus síntomas se asocian a urgencia defecatoria?
  • ¿Padece de alguna enfermedad?
  • ¿Esta actualmente tomando algun medicamento?
  • historia obstétrica incluyendo número de partos – uso de fórceps, episiotomias, desgarros.
 
  1. Examen físico: Permite identificar o sospechar la causa de la incontinencia fecal en la mayoría de los casos. Se evalúa (inspección y tacto) el área anorectal y el reflejo ano-cutáneo
  2. Exámenes Diagnósticos: Se pueden requerir exámenes como:
  • Colonoscopia
  • Manometría anorectal: Permite la evaluación de la presión del esfínter y los reflejos rectoanales.
  • Defecografía convencional: Donde se puede observar las maniobras de pujo y evacuación rectal y permite evaluar los esfínteres y las estructuras del piso pelviano en un tiempo real sin exposición a la radiación
  • Tiempo de latencia del pudendo: Mide la integridad funcional de la porción terminal del nervio pudendo y ayuda a distinguir si un esfínter débil es debido a lesión del nervio o a factores musculares intrínsecos.
  Una vez diagnosticada clínicamente, la incontinencia fecal puede ser clasificada en cuatro subtipos:
  1. Incontinencia pasiva: Definida como la pérdida involuntaria de heces o gases sin que el paciente se de cuenta (falla del esfínter interno)
  2. Incontinencia fecal de urgencia: En la que el paciente activamente trata de retener la pérdida de deposiciones (falla del esfínter externo)
  3. Mixta: Combinación de las anteriores.
  4. De ensuciamiento: Entendida como el manchado de la ropa interior que sigue a una evacuación normal.
 

La incontinencia fecal tiene solución, aquí te mostramos los diferentes tratamientos. (Leer artículo)

  Artículo escrito por nuestra especialista Sandra Milena Carreño Mantilla, fisioterapeuta de la Universidad del Rosario, Especialista en Gerencia de Servicios de Salud y Máster de Fisioterapia en Pelviperineología. Ha realizado múltiples estudios con enfoque en el área pelviperineal en adultos y adultos mayores tanto a nivel de promoción, prevención y reeducación; manejando técnicas y tecnologías innovadoras en este campo.    

   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *