Dispareunia: Dolor en las Relaciones Sexuales
¿Qué es la Dispareunia?
enero 14, 2018
Dolor Pélvico Crónico: Qué es y Causas
Qué es y Causas del Dolor Pélvico Crónico
mayo 10, 2018
Mostrar todo

Todo Sobre el Suelo Pélvico Masculino

Conociendo el Suelo Pélvico Masculino
  ¿Los hombres también tienen suelo pélvico? esta pregunta se la pueden estar haciendo muchos hombres. A continuación profundizaremos en el tema y conocerán que el suelo pélvico no es solo “cosa de mujeres”, también tendrán unos cuantos motivos para empezar a cuidarlo, ya que generalmente pasa desapercibido por la ausencia de embarazos y partos que son la causa principal de afección del suelo pélvico femenino. Comenzaremos por explicar que la principal diferencia del suelo pélvico masculino con respecto al femenino, es la presencia del pene, próstata y la no existencia de la hendidura a nivel miofascial para la vagina. El pene hace que la uretra, que es el conducto por el cuál sale la orina al exterior desde la vejiga, sea más larga. A nivel muscular La parte superficial está formada por el esfínter anal externo en su parte posterior y delante el transverso superficial del periné, isquiocavernoso y bulboesponjoso con su prolongación a la parte dorsal del pene llamada cincha de Houston, que permite la compresión de la vena dorsal del pene, permitiendo el mantenimiento de la erección. La musculatura profunda está constituida por el músculo elevador del ano, que consta de varios fascículos: pubouretral (pubovaginal en la mujer) puborectal y pubococcigeo, siendo este músculo uno de los que posee mayor número de fibras tónicas y de sostén. La próstata es una glándula con forma redonda que tiene cerca 3 cm de alto, 4 cm de largo y 2 cm de ancho, totalizando un volumen de aproximadamente 15-20 gramos., situada bajo la vejiga, y abraza, literalmente, a la uretra. Su principal función es producir una secreción que sirva de protección para los espermatozoides. La uretra es el tubo que conecta la vejiga hasta el meato urinario, orificio por el que sale la orina durante la micción. En el hombre se trata de un conducto bastante largo, que se prolonga desde el cuello de la vejiga hasta el pene. Para comprender la uretra, es necesario saber que se compone de:
  • Uretra Prostática: Se extiende a través de la próstata, es aquí donde se vierte el contenido de los conductores eyaculadores, esto sucede durante la eyaculación, el semen pasa por estos conductos para luego ser expulsado del cuerpo a través del pene, durante la eyaculación.
  • Uretra Membranosa: Es donde está contenido el esfínter uretral externo, es un músculo estriado capaz de controlar de manera voluntaria el proceso de micción. Ésta es la parte más corta de la uretra, mide entre uno y dos centímetros de longitud.
  • Uretra esponjosa: Lleva este nombre porque está ubicada dentro del cuerpo esponjoso del pene, está compuesta por una vaina eréctil que atraviesa la cara ventral del pene, tiene una longitud aproximada que va desde los 9 hasta los 11 centímetros y desemboca en el glande, abriéndose en el meato (el orificio por donde circulan la orina y el semen).
Con los años, la próstata, que normalmente tiene el tamaño de una nuez, aumenta su tamaño, esto ocurre a medida que los hombres envejecen. Cuando la próstata aumenta su tamaño, puede darse el caso de que exista una hiperplasia benigna de próstata, un cáncer o una prostatitis que se describen a continuación: Suelo Pelvico Masculino en Detalle

Hiperplasia benigna de próstata (HBP) 

Es un aumento de tamaño de la próstata. Muchos estudios recientes han indicado que puede ser el resultado de cambios hormonales por lo demás, normales que se producen debido al proceso de envejecimiento. Cuando aumenta de tamaño, hace que la orina le cueste salir de la vejiga. Esto puede ser porque la uretra está comprimida por la próstata o porque la luz de la uretra está tan pequeña que la vejiga tiene que hacer fuerza para expulsar la orina. Algunos signos y síntomas frecuentes de la hiperplasia prostática benigna son los siguientes:
  • Necesidad de orinar frecuentemente o con urgencia
  • Aumento de la frecuencia de la orina por la noche (nicturia)
  • Dificultad para comenzar a orinar
  • Flujo de orina débil o que se detiene y vuelve a comenzar
  • Goteo después de orinar
  • Esfuerzo para orinar
  • Imposibilidad de vaciar la vejiga por completo
Detalle Hiperplasia benigna de próstata Los signos y síntomas menos frecuentes comprenden:
  • Infección urinaria
  • Imposibilidad de orinar
  • Sangre en la orina
Existen varios tratamientos eficaces para el agrandamiento de la glándula prostática, entre ellos, medicamentos, terapias mínimamente invasivas y cirugía. Para elegir la mejor opción, tú y tu médico considerarán los síntomas, el tamaño de la próstata, otros trastornos de salud que puedas tener y tus preferencias.

Cáncer de Próstata: 

El cáncer de próstata se origina cuando las células de la próstata comienzan a crecer sin control desarrollando células cancerígenas. Como todos los cánceres, a veces, está en silencio mucho tiempo, de ahí la importancia de hacerse revisiones con el urólogo. Como síntomas que aparecen pueden ser los anteriores e incluso hematuria (sangre en la orina). Etapas del Cáncer de Próstata

¿Qué tratamientos se utilizan para el cáncer de próstata?

Dependiendo de la situación, las opciones de tratamiento para los hombres con cáncer de próstata pueden incluir: Espera en observación y vigilancia activa
  • Cirugía
  • Radioterapia
  • Crioterapia (criocirugía)
  • Terapia hormonal
  • Quimioterapia
Estos tratamientos son generalmente usados uno a la vez, aunque en algunos casos pueden ser combinados. Uno de los efectos secundarios que puede dejar la intervención quirúrgica es la incontinencia urinaria. Debido a que los músculos encargados de asegurar la continencia pueden ser dañados por el proceso inflamatorio y de cicatrización. En un porcentaje pequeño de hombres, se mantiene como síntoma pasado seis meses de la intervención y en la mayoría suele ir desapareciendo tras la misma en un tiempo variable que puede durar varios meses. Es ahí donde la fisioterapia especializada juega un rol importante, tanto antes como posterior a la cirugía se recomienda reeducar, mediante diferentes técnicas y tecnologías kinésicas (biofeedback, Neuromodulación, electroestimulación, etc), ejercicios de cinesiterapia de suelo pélvico y hábitos comportamentales para acelerar la recuperación de la continencia y para evitar la instauración del problema a largo plazo. Se trata en primera instancia de un tratamiento preventivo que como demuestra la evidencia científica sabemos que es eficaz. Se lleva a cabo en aproximadamente 10 sesiones de fisioterapia y son totalmente indoloros y sin ningún tipo de riesgo o efecto secundario. Por tanto se sugiere que todos los pacientes que vayan a ser sometidos a cirugía realicen este programa y para aquellos que no hayan realizado el tratamiento preventivo o realizándolo no haya sido suficiente para recuperar la continencia, (un porcentaje muy pequeño de los casos), o bien que su cirujano debido a las características de la intervención crea que sólo con este tipo de tratamiento no va a ser suficiente debe someterse a un tratamiento de fisioterapia especializado completo con el objetivo de resolver su problema.   No realice ningún tipo de ejercicio sin la recomendación o supervisión de un profesional entrenado o capacitado en el tema, tampoco corte el chorro de la orina ya que puede ser perjudicial y provocar infecciones o alteraciones en el funcionamiento normal de la vejiga.   Artículo escrito por nuestra especialista Sandra Milena Carreño Mantilla, fisioterapeuta de la Universidad del Rosario, Especialista en Gerencia de Servicios de Salud y Máster de Fisioterapia en Pelviperineología. Ha realizado múltiples estudios con enfoque en el área pelviperineal en adultos y adultos mayores tanto a nivel de promoción, prevención y reeducación; manejando técnicas y tecnologías innovadoras en este campo.   FUENTES DE CONSULTA: www.urologiasanrafael.com/servicio-urologia-hospital-san-rafael/rehabilitacion-suelo-pelvico/ Pena Outeiriño, J.M., Rodríguez Pérez, A.J., Villodres Duarte, A., Mármol Navarro, S., & Lozano Blasco, J.M.. (2007). Tratamiento de la disfunción del suelo pélvico. Actas Urológicas Españolas, 31(7), 719-731. http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0210-48062007000700004&lng=es&tlng=es. https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-prostata/tratamiento.htm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *